Los beneficios de los hábitos saludables

Sabemos que los hábitos saludables, como comer bien, hacer ejercicio y evitar sustancias nocivas, tienen sentido, pero ¿alguna vez te detuviste a pensar por qué los practicas? Un hábito saludable es cualquier comportamiento que beneficie tu salud física, mental y emocional. Estos hábitos mejoran tu bienestar general y te hacen sentir bien.


Los hábitos saludables son difíciles de desarrollar y a menudo requieren cambiar tu mentalidad. Pero si estás dispuesto a hacer sacrificios para mejorar tu salud, el impacto puede ser de gran alcance, independientemente de tu edad, sexo o capacidad física. Aquí hay cinco beneficios de un estilo de vida saludable.


Te ayuda a controlar tu peso

Comer bien y hacer ejercicio regularmente puede ayudarte a evitar el exceso de peso y mantener un peso saludable. Ser físicamente activo es esencial para alcanzar tus objetivos de pérdida de peso. Incluso si no estás tratando de perder peso, el ejercicio regular puede mejorar la salud cardiovascular, aumentar tu sistema inmunológico y aumentar tu nivel de energía. Planifica por lo menos 30 minutos al día de ejercicio. Si no puedes dedicar esta cantidad de tiempo a hacer ejercicio, busca formas simples de aumentar la actividad durante el día. Por ejemplo, intenta caminar en lugar de manejar tu auto, sube las escaleras en lugar del elevador o camina mientras hablas por teléfono. Tener una dieta balanceada y controlada en calorías también puede ayudar a controlar el peso. Cuando comienzas el día con un desayuno saludable, evitas sentirte demasiado hambriento más tarde, lo que podría evitar que vayas a comprar unas galletas de azúcar y un jugo al oxxo. Además, saltarse el desayuno puede elevar el azúcar en la sangre, lo que aumenta el almacenamiento de grasa. Incorpora al menos cinco porciones de frutas y verduras en su dieta por día. Estos alimentos, que son bajos en calorías y altos en nutrientes, ayudan a controlar el peso. Limita el consumo de bebidas azucaradas, como refrescos y jugos de frutas, y elije carnes magras como pescado o pavo.



Mejora tu estado de ánimo La actividad física estimula la producción de endorfinas. Las endorfinas son sustancias químicas del cerebro que te hacen sentir más feliz y más relajado. Comer una dieta saludable y hacer ejercicio puede conducir a un mejor estado físico. Te sentirás mejor con tu apariencia, lo que puede aumentar tu confianza y tu autoestima. Los beneficios a corto plazo del ejercicio incluyen disminución del estrés y mejora de la función cognitiva. No es solo la dieta y el ejercicio los que mejoran el estado de ánimo. Otro hábito saludable que conduce a una mejor salud mental es hacer conexiones sociales. Ya sea voluntariado, unirse a un club o ir a ver una película, las actividades comunitarias ayudan a mejorar el estado de ánimo y el funcionamiento mental al mantener la mente activa y los niveles de serotonina equilibrados. No te aísles. Pasa tiempo con familiares o amigos de manera regular, si no todos los días. Si no puedes salir de casa, usa la tecnología para mantenerte conectado. Levanta el teléfono o inicie un chat de vídeo. También es importante mantenerte al tanto con las personas que vives, dedica un tiempo para que vean películas juntos, jueguen algún deporte o algún juego de mesa.



Combate las enfermedades Los hábitos saludables ayudan a prevenir ciertas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y presión arterial alta. Si te cuidas, puede mantener el colesterol y la presión arterial dentro de un rango seguro. Esto mantiene tu sangre fluyendo suavemente, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La actividad física regular y una dieta adecuada también pueden prevenir o ayudar a manejar una amplia gama de problemas de salud, que incluyen: • Síndrome metabólico

• Diabetes

• Depresión

• Ansiedad

• Trastornos de sueño

• Ciertos tipos de cáncer

• Artritis Asegúrate de programar un examen físico cada año. Tu médico revisará tu peso, latidos cardíacos y presión arterial, además de tomar una muestra de orina y sangre. Esta cita puede revelar mucho sobre tu salud. Es importante hacer un seguimiento con tu médico y escuchar cualquier recomendación para mejorar su salud.



Aumenta la energía


Cuando comes una dieta equilibrada, tu cuerpo recibe el combustible que necesita para controlar su nivel de energía. Una dieta saludable incluye: • Carnes magras

• Fruta

• Granos enteros

• Productos lácteos bajos en grasa

• Vegetales El ejercicio físico regular también mejora la fuerza muscular y aumenta la resistencia, dándote más energía. El ejercicio ayuda a suministrar oxígeno y nutrientes a tus tejidos y hace que tu sistema cardiovascular funcione de manera más eficiente para que tengas más energía para realizar tus actividades diarias. También ayuda a aumentar la energía al promover un mejor sueño. Esto te ayuda a conciliar el sueño más rápido y a dormir más profundamente. El sueño insuficiente puede desencadenar una variedad de problemas. Además de sentirte cansado y lento, también puedes sentirte irritable y de mal humor si no duermes lo suficiente. Además, la mala calidad del sueño puede ser responsable de la presión arterial alta, la diabetes y las enfermedades cardíacas, y también puede reducir la esperanza de vida. Para mejorar la calidad del sueño, cumple con un horario en el que te despiertes y acuestes a la misma hora todas las noches. Reduce tu consumo de cafeína, limita la siesta y crea un ambiente confortable para dormir. Apaga las luces y la televisión, y mantén una temperatura ambiente fresca.



Mejora la longevidad de vida.


Cuando practicas hábitos saludables, aumentan tus posibilidades de una vida más larga. Comienza con caminatas cortas de cinco minutos y aumenta gradualmente el tiempo hasta que logres llegar a los 30 minutos, claro que mientras más tiempo dediques a las caminatas, mucho mejor (sin llegar a los excesos). También puedes asistir a clases de alguna índole de tu interés o tomar cursos en línea, ver vídeos de baile, yoga o pilates.



La comida para llevar Los malos hábitos son difíciles de romper, pero una vez que adoptas un estilo de vida más saludable, no te arrepentirás de esta decisión. Los hábitos saludables reducen el riesgo de ciertas enfermedades, mejoran tu apariencia física y salud mental, y le dan a tu nivel de energía un impulso muy necesario. No cambiará tu mentalidad y comportamiento de la noche a la mañana, así que se paciente y tómalo día a día, es un proceso un poco largo, pero mientras más rápido comiences, mucho mejor.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo